viernes, 6 de enero de 2017

Monstruos de la Patagonia (Austin Wittall)


En Al Sur del Gran Triángulo queremos recomendar un excelente libro, único en su género en nuestro país: Monstruos de la Patagonia de Austin Wittall (Zagier & Urruty Publications). "Una guía erudita sobre sus gigantes, duendes, criaturas lacustres y bestias míticas". Obra que reúne la historia, mitología, folclore, antropología, paleontología y sobre todo los misterios criptozoológicos de la desolada y enigmática Patagonia.
 Quienes hemos viajado por esas tierras australes, quedamos cautivados por sus mágicas geografías y sus perennes enigmas; lo mismo nos pasó con este libro.
 Su autor nos cuenta: 
 Escribiendo este libro he aprendido mucho mas de lo que imaginaba sobre los nativos de la Patagonia, sus creencias, su cultura, las peripecias de los exploradores europeos y los padecimientos de sus primeros pobladores.
 También me ha dado una visión más profunda de los mitos y leyendas de nativos y criollos sobre misteriosas criaturas de los bosques y lagos. Mi investigación suavizo el filo de mi escepticismo inicial y mi racionalidad del  siglo xxi y abrió la puerta a muchas preguntas:
 ¿Puede haber alguna criatura desconocida  viviendo en los bosques patagónicos? Si no la hubiera en la actualidad, ¿desapareció hace poco?
 ¿Cuál es la explicación más lógica para los avistamientos de críptidos y encuentros con entidades extrañas?
 ¿Basaron los nativos sus mitos en seres reales de carne y hueso?
 ¿Está el conocimiento limitado por falta de investigación en el campo?
  De todas formas, ésta es una búsqueda que no tiene fin y -a pesar de la extensa documentación e imágenes aquí ya expuesta- continuaré investigando mi tema favorito: la Patagonia y sus misterios.

Austin Wittell

lunes, 19 de diciembre de 2016

Las Claves Secretas de Julio Verne (La Niebla) – su Viaje al centro de la Tierra y el Enigma de Rennes-Le-Chateau (por Javier Stagnaro)

El autor: Javier Stagnaro

Allá por 1977, una de las varias ocasiones que decidí abocarme a la lectura de: "Viaje al Centro
de la Tierra", de Julio Verne, -la cual consiste en la segunda obra publicada de la colección
denominada "Los Viajes Extraordinarios", correspondiente al año de 1864-, tuve la idea de
comprobar si algunos elementos utilizados por el genial escritor francés, se correspondían con
hechos objetivos, es decir, con ciertos aspectos de la realidad.
En el segundo capítulo de la misma, el personaje encarnado por el profesor Lidenbrock,
conversa con su sobrino Axel sobre un libro hallado en una librería de Hamburgo, donde
residen, y el cual no es otro que el "Heims Kringla" de Snorri Sturluson (1178-1241), el autor
islandés que compiló la crónica de los príncipes noruegos que reinaron en Islandia. La obra en
cuestión fue publicada en 1697, en Estocolmo, en islandés, sueco y latín.
El tratado que analizaba el profesor Lidenbrock correspondía a un manuscrito con caracteres
rúnicos, es decir compuesto por runas, que según la tradición, fueron inventadas por el propio
Odín. En ese momento ocurre un incidente que interrumpió la conversación entre el tío y su
sobrino.
"Este incidente (escribe Verne), fue la aparición de un mugriento pergamino que se deslizó del
libro y cayó al suelo. Mi tío se precipitó sobre el papel con una avidez fácil de comprender. Un
viejo documento, encerrado desde tiempos inmemoriales en un libro viejo, no podía carecer de
un alto precio a sus ojos. ¿Qué es esto? Exclamó. Y al mismo tiempo desplegaba cuidadosamente
sobre su mesa un pedazo de pergamino de cinco pulgadas de largo y tres de ancho
sobre el cual se alargaban en líneas transversales unos caracteres jeroglíficos.
He aquí el facsímil exacto. Me interesa dar a conocer estos extraños signos, puesto que
arrastraron al profesor Lidenbrock y a su sobrino a emprender la más extraña expedición del
siglo XIX:

El profesor observó durante algunos instantes aquella serie de caracteres. Después quitándose
las gafas y dijo:
“Es rúnico. ¡Estos tipos son absolutamente idénticos a los del manuscrito de Snorri Sturluson!
Pero... ¿Qué puede significar esto?".
Esto fue lo que me pregunté yo mismo, dado que la edición de bolsillo de "Viaje al Centro de la
Tierra", que tenía en mi poder, no mostraba todos los pasos que fue realizando el profesor
Lidenbrock hasta lograr la traducción del texto.
A mí, me había picado la curiosidad de saber si Verne o el editor, había colocado un garabato
en su obra, o si las runas correspondían a un alfabeto verdadero. Como contaba con una
Enciclopedia Espasa Calpe, de no menos de 20 tomos-herencia de una tía-abuela de mi ex
mujer: Gabriela C. Marcolin- recurrí a la sección de alfabetos antiguos y los copié en unas hojas
de papel para tenerlos a mano, y así comparar los signos impresos en el librejo.
Para mi sorpresa, éstos se correspondían perfectamente, para lo cual logré una trascripción al
latín bastante cercana. Luego me haría falta realizar la correspondencia al castellano (o bien al
francés en el original), para corroborar la versión publicada. Fue una satisfacción personal haber
logrado descifrar este mensaje "semiencriptado", pero no tanto, cuando cotejando una edición
de mejor calidad, comprobé que mi trabajo había sido resuelto por el mismo Verne unos
párrafos más adelante, pudiendo haberme ahorrado la molestia.
El profesor Lidenbrock dice:
"Esto es lo que llamamos un criptograma, en el cual el sentido está oculto bajo letras embarulladas
a propósito y que convenientemente dispuestas, formarían una frase ininteligible".
Luego, más adelante, buscando al autor del manuscrito, encuentran una diminuta escritura, que
al ser inspeccionada con una potente lupa, revela caracteres rúnicos, que al ser traducidos al
islandés designan a un tal Arne Saknussemm, al que el profesor Lidenbrock identifica con el de
un sabio del siglo XVI, ¡un célebre alquimista!
"Estos alquimistas (prosigue Lidenbrock), Avicena, Bacon, Lulio, Paracelso, eran los verdaderos,
los únicos sabios de su época. Hicieron descubrimientos que bien pueden asombrarnos.
¿Por qué Saknussemm no hubiera podido esconder bajo este criptograma incomprensible
cualquier invención sorprendente? Esto debe ser. Eso es".
De hecho Julio Verne, se basó en un personaje real, aunque según otros, parece haberse
inspirado en el historiador islandés Arne Magnussen (1663-1730), que estudió teología en la
Universidad de Copenhague, de la que fue profesor y secretario de los archivos secretos. En
1701 era catedrático de antigüedades danesas y en 1702 pasó a Islandia, donde reunió
cantidad de manuscritos, cartas, diplomas, etc., que legó a la Universidad de Copenhague. Fue
él, precisamente, divulgador del Heims kringla anteriormente mencionado.
Finalizando el capítulo quinto del “Viaje al Centro de la Tierra”, Verne nos muestra la traducción
del texto enigmático, que proponía lo siguiente:
"Desciende al cráter del Yocul del Sneffels, cuando la sombra del Scartaris llega a acariciar
antes de las calendas de Julio, audaz viajero, y llegarás al centro de la Tierra, como lo hice Yo.
Arne Saknussemm".
Tras lo cual el profesor Lidenbrock, insta a su sobrino a preparar las maletas para emprender la
fantástica aventura. Una aventura que tiene todas las características de un "viaje iniciático",
como lo describe Marcel Brion, siendo una de las primeras pistas, éste prólogo, donde Verne
hace mención de un mensaje cifrado que proviene de un alquimista.
Por lo pronto, Verne, recurrirá a sentar las bases reales, al mencionar a algunos de los más
famosos practicantes de la alquimia, entendiendo por ésta, el arte de la transmutación interior
del propio adepto que la practica.
Este "viaje imaginario", que describe el proceso de iniciación mayor por el cual va recorriendo un
individuo los numerosos planos de conocimiento y experiencia, los encontraremos en los
manuales de instrucción de la Masonería y otras sociedades mistéricas. Los investigadores
españoles Enrique de Vicente (director de la Revista Año Cero) y Javier Sierra (primero
columnista, y después director de la Revista Más Allá de la Ciencia), incursionaron en la
búsqueda de las claves de Julio Verne. Por su parte el periodista y escritor navarro Juan José
Benítez, en su obra "Yo, Julio Verne", nos planteó el enigma de tan rica personalidad, poniendo
de manifiesto el carácter esotérico de su obra.
En Francia, Simóne Vierne, con un voluminoso estudio de 780 páginas, analiza los aspectos
míticos y esotéricos de sus narraciones, al igual que Michel Lamy, quien en su obra "Julio
Verne, iniciado e iniciador" (El secreto del tesoro real de Rennes le Chateau), pone de
manifiesto el perfecto conocimiento de Verne con relación a la Francmasonería y a la fraternidad
de la Rosa Cruz. Lamy, nos informa que Verne pertenecía a una oscura sociedad secreta que
infiltró buena parte del mundillo literario y artístico francés del siglo XIX y comienzos del XX,
llamada Sociedad Angélica, también conocida como "La Niebla", donde el escritor habría
desempeñado el papel de portavoz.



De hecho se sabe, que a la edad aproximada de 21 años, Verne conoce en una librería de París
al libertario y masón Alejandro Dumas padre (autor de afamadísimas novelas de aventuras,
como “Los Tres Mosqueteros”, donde sus personajes hacen alusión a la hermandad de los tres
puntos, con su axiomática frase de: “Todos para uno y uno para todos”), quien lo introduce en su
círculo y le presta su apoyo paternal. Sin embargo, será por intermedio del editor J. Hetzel, que
Verne alcanzará el éxito y la fama, al acordar un contrato por 20 años, realizando tres libros
anuales, y donde en realidad, escribirá algo más de 80 obras en una estrecha colaboración que
durará el singular número de 23 años (esa cifra que Robert Antón Wilson designaba como la
señal de la "Capilla Peligrosa"). Según Lamy, será el propio Hetzel el que hará la conexión de
Verne con "La Niebla".
Más allá de la documentación de la que hacía acopio, y de la predilección de Verne en los
temas de actualidad, las novelas que componen la serie de "los viajes extraordinarios",
contienen el elemento arquetípico en sus temas, personajes y situaciones que las tornan
particularmente atractivas.
El tema del gran viaje en busca del gran secreto, será el hilo conductor de toda su obra. Se
descubre también una obsesión sobre lo polar, volcánico o insular, con un profundo significado
esotérico. Como ya se dijo, es en el Viaje al Centro de la Tierra, donde se pueden descubrir el
simbolismo, y los mensajes encriptados a los que era tan afín Julio Verne.
De acuerdo a varios expertos, en esta novela se puede ver el prototipo del viaje iniciático en
todos sus detalles, un descenso a los infiernos, una búsqueda del centro, que es el de todas las
religiones mistéricas. Siguiendo las instrucciones de un documento cifrado de un alquimista y
teniendo como iniciador al profesor Lidenbrock, que como contracción de "lid" (en ingles,
"párpado") y "brock" (deformación de broke: roto), significaría "el que rompe los párpados" o
bien, "el que abre los ojos", que en palabras de Gurdjieff designa a aquel que puede provocar el
despertar.
El joven Axel (axe, en francés) actúa como "eje" (axis) de la historia, pasando por todas las
fases de un proceso de iniciación, donde el tema de la mujer premio es interesante, pues, según
Brion, "la dama" permanece inmóvil en el punto de partida de la aventura y el círculo, al
cerrarse, la encuentra en el mismo sitio.
No hay participación posible para ella en la aventura propiamente dicha; ella sólo puede
aparecer en el prólogo y en el epílogo, y si es perfectamente insignificante, como la Grauben de
Axel, tanto mejor: la aventura recupera entonces su sentido más puro y más alto, y la iniciación
se realiza en un medio totalmente masculino.
Axel, dentro de este proceso alquímico, es el metal pobre que debe ser endurecido por el agua
del mar interior, y finalmente machacado por los peligros.
La aventura le conferirá un rostro, su significación y su ser verdadero. El guía Hans (en alemán:
Juan, como el evangelista), personifica la materia elemental, casi mudo, está hecho de la misma
sustancia que la roca, es un intermediario entre la materia bruta de la tierra y los dos héroes.
Significa, por último, el saber que está más allá de las bibliotecas, el intuitivo. La iniciación de
Axel se hace, por lo tanto, en la gruta, como un Teseo en su Laberinto, allí tomará conciencia de
su realidad física y espiritual. Según Goethe, los héroes se "convierten en lo que son".
La razón de la búsqueda es, como en todos los viajes iniciáticos, la persecución del centro,
hacerse uno con Dios, penetrando en las regiones del misterio, casi siempre en una muerte
aparente, para participar de la resurrección y del renacimiento. En este caso a través del parto
del volcán Strómboli que los arroja sobre una isla del Mediterráneo, cuya atmósfera dionisíaca
hace pensar en Naxos, donde el héroe acude a despertar a Ariadna.
Para el buscador audaz que se anime a desentrañar las claves ocultas en la obra de Verne,
encontrará multitud de enseñanzas y mensajes. Entre los juegos de palabras, Verne sentía
predilección por los anagramas que resulta de transponer o invertir las letras de una palabra o
una frase. Así por ejemplo, en su novela "Clovis Dardentor" (1896), se descubre el anagrama de
su título, descomponiéndolo en "L´or ardent de Clovis" (El oro ardiente de Clodoveo). En este
vodevil, Clovis, es un rico soltero de Perpiñan, visita Mallorca en el barco del Capitán Bugarach
y adopta a una jovencita que se casará con el primo de Clovis, que así heredará su fortuna.
Lamy, dice De Vicente, asocia este pasaje a una extraña historia de la que Verne estaría al
tanto, y sobre la cual ha corrido mucha tinta. La historia estaría relacionada con el presunto
tesoro encontrado en Rennes-le-Chateau (un pueblo cercano a Perpiñan y Carcasona, dominado
por el pico Bugarach, donde se dice fue enterrado el Grial), por el cura Berenguer Sauniere,
mientras descifraba unos pergaminos encontrados en el interior de una columna de su iglesia.
Este viajó a París, donde se contactó con el Padre Bieil, director del Seminario de San Suplicio,
y con su primo, el seminarista Hoffet, que lo introdujo en su círculo cultural, donde confluían
miembros de diversas sociedades secretas junto a intelectuales y artistas. Entre estos se
hallaban Mallarmé, Maeterlink, Debussy y la diva Emma Calvé.
A su regreso, el cura Sauniere, realiza una serie de reformas en su capilla de Rennes-le-
Chateau, la cual pasó a tener distribución de un templo masónico, donde se destacan entre
otros elementos, una estatua del demonio Asmodeo, cuyo manto o capa de color verde
simboliza el conocimiento o gnosis, además de presentar otras características en su atuendo y
postura (torso o pecho descubierto, una rodilla en tierra y la otra desnuda) que designan su
calidad de iniciado (grado de Aprendiz) en la Masonería Universal; y una colección de cuadros
entre los que figuran copias de "Los Pastores de Arcadia II", de Poussin, y "San Antonio y San
Pablo", de Teniers.
Nunca quedó claro si el cura descubrió un tesoro, tal vez el atribuido al Rey Clodoveo (Clovis),
ya que Rennes-le-Chateau, pudo haber sido la Capital del Reino de los Merovingios, o un
documento que revelaría la existencia de una línea dinástica que legítimamente podría aspirar a
reinar sobre Francia y Europa (un “Dueño del Mundo”, comenta Javier Sierra, en alusión a otra
novela de Verne o bien al "Rey del Mundo" de la leyenda de Agharta).
Precisamente uno de los visitantes ilustres que recibió el cura Sauniere, fue el Archiduque Juan
de Habsburgo, primo del Emperador de Austria, que como heredero de Clovis, nunca renunciaron
a imperar sobre una Europa unida, reivindicación en la que al parecer recibían el apoyo
de diversas sociedades secretas.
De acuerdo a la investigación de Lamy, Verne habría estado al tanto a través de algunos de sus
amigos masones, como su admirada George Sand y la soprano Emma Calvé.
Verne, por su parte, fue amigo del Archiduque Luis Salvador de Habsburgo, quien le había
mostrado personalmente esa Mallorca que describe en Clovis Dardentor.
Según Lamy, el hermano del Archiduque renunció a sus derechos dinásticos como príncipe,
para entregarse a una vida conforme a sus ideales anarquistas, en Sudamérica, bajo el nombre
de Jean Orth.
En la figura de este Habsburgo, se inspirará Verne, para componer el personaje de Karl-Djer, el
protagonista de su novela póstuma "Los Náufragos del Jonathan".
Comenta Enrique de Vicente:
"El autor de Julio Verne, Iniciado e Iniciador, nos muestra como la obra de Verne aparece
repleta de simbolismo Rosacruciano, figurando la misma palabra Rosa + Cruz en dos de sus
novelas, y sus iniciales en nombres como el “Reform Club” al que pertenece Phileas Fogg, quien
en "La Vuelta al Mundo", aparece provisto de los atributos de un maestro Rosacruz, al igual que
ocurre con “Robur, el Conquistador“ (Rubor, término que alude al paso alquímico de la Rubedo,
algo similar al concepto astronómico del “Corrimiento al Rojo”, dentro de lo denominado como
“La Gran Obra”, que comprende: ”La Nigredo (negro), La Rubedo (rojo) y El Albedo (blanco),
que se mueve en una zona con continuas referencias al Razés (cuya capital fue Rennes),
personaje que nos muestra relacionado con su coetáneo, el Rey del Misterio, creado por Gastón
Leroux, que firma como R. C. y tiene relaciones con la señorita Derennes.
Leroux dedicó esta obra, La Reina del Sabbath, a la historia del ex archiduque Jean Orth,
disfrazado como Jacques Ork.
En cuanto a Maurice Leblanc, padre de Arsenio (Arséne = A renes) Lupin, por su obra aparece
conectado a algunas novelas de Verne y al tesoro de Rennes.
En su obra "Dorotea", bailarina volatinera, da cuenta de un castillo llamado Roborey, donde los
expertos en criptogramas no tardarán en encontrar un "Robur - Rey", idéntico al "Robur, el
Conquistador", de Verne, y en cuya obra la clave está en un gran árbol, un "roble-rey", o Chene-
Roy, es decir, "C" y "R", y viceversa.
Esta asociación también la hallamos en la novela: ”El Pueblo del Polo”, publicada en 1907,
donde se narra la existencia de una raza intraterrena “dinosauroide”, que evolucionó paralelamente
a los humanos, los cuales habitan en una Tierra Hueca, cuya entrada se halla en el
Polo Norte, su autor firma como Charles Derennes. Es notorio también que Sir Edward Bulwer
Lytton, quien como ya vimos perteneció a la Sociedad Rosa+Cruz, titula su novela sobre una
raza intraterrena de alto grado evolutivo: ”The Comming Race (C+R), es decir: La Raza que
Vendrá o la Raza Venidera, conocida también como “La Raza futura”.
Encriptada en la obra de Verne, aparecerá finalmente la alusión a la pertenencia de éste, a la
Sociedad Angélica, fundada en el siglo XVI, por el impresor Liones Griphe, inspirándose en otra
sociedad griega llamada Nephes, es decir, La Niebla (término que designa al Principio Universal
o caos originario), nombre por el cual se conocerá a la nueva sociedad, que tendrá como brevario
“El Sueño de Poliphilo”, obra cifrada.
Jean Robin en su obra: ”Operación Orth”, el increíble Misterio de Rennes -le- Chateau (cuyo
título alude al archiduque Jean Orth, arriba mencionado) nos dice que: “La Biblia” de la Sociedad
Angélica era -como se dijo- “El sueño de Poliphilo”, concluido en 1467 por Francesco Colonna,
monje Dominico, nacido en Venecia en 1433, y que sin duda fue el portavoz de un cenáculo
platónico. “El Sueño de Poliphilo” fue publicado en Venecia en 1499 por el famoso tipógrafo e
impresor Aldo Manuccio, llamado “El Anciano” (...) Leonardo Grasso, magistrado de Verona, que
había subvencionado la impresión del libro, respondía con esta advertencia al comentario del
jesuita Tiraboschi -quien decía que su lectura era incomprensible dado lo encriptado de su
lenguaje-: ”Lo que aquí se encuentra no es para divulgarlo en los cruces de caminos; es el
resultado de una profunda filosofía, inspirada en la misma fuente de las musas, expresada en un
lenguaje maravilloso y que merece la gratitud de los hombres de ciencia”. Los estrechos
vínculos que posteriormente mantuvo la Sociedad Angélica con la corriente Rosacruciana, lo
demuestra la casi coincidencia entre los párrafos de “Las Bodas Químicas de Christian
Rosenkreutz y “El Sueño de Polifilo”, entre otros detalles. Según Robin, Francois Rabelais
perteneció a la Sociedad Secreta literaria y artística llamada lla Sociedad Angélica, fundada por
Gryphe, cuyo verdadero nombre era Sebastián Greif, originario de Reitlingen en Wurtemberg,
quien se había establecido en Lyon en 1552” ...podemos comprobar que Rabelais formaba parte
de esta Sociedad -dice- cuya doctrina se exponía en el sueño, leyendo el Quinto Libro -de
“Gargantúa y Pantagruel”- donde la descripción del templo subterráneo de Bacbuc, por ejemplo,
recuerda al Templo de Venus, que figura en esta obra”. Otro párrafo de la obra de Rabelais que
confirmaría esta afirmación dice: ”...otra forma empleaban los sabios egipcios cuando escribían
por medio de letras que llamaban jeroglíficos y que eran indescifrables para todos, salvo para
quien pudo expresar la virtud, propiedad y naturaleza de las figuras de Orus Apolo, que
compuso dos libros en griego y Polifilo en el sueño de Amor, que pudo exponer mucho más”.
Así como ya vimos algo sobre Rabelais en el capítulo sobre los gigantes, volveremos sobre el
significado encriptado de la obra citada, ”El Iniciático Quinto Libro” en el siguiente capítulo
titulado: ”El Sueño Verde”.
En el siglo XIX, esta sociedad cobró nuevos bríos, contando entre sus miembros a Delacroix,
Claude Gellée, Dumas, Sand, Leroux, Maurice Barrés (cuya "Colina Inspirada" aparece íntimamente
ligada al enigma de Rennes), Nerval, cuya Angélica como buena parte de su obra,
aparece sembrada por los mensajes cifrados de La Niebla; y Verne, cuyo Phileas (Poliphilo)
Fogg (Niebla), resulta bastante elocuente.
Otros juegos de palabras empleados por Verne en sus obras, se descubren en el protagonista
de "Cinco Semanas en Globo", donde Michelle Ardan, enmascara al célebre aventurero francés
y amigo de Verne, Nadar.
En "Héctor Servadac", cuyo apellido leído al revés se descubre la palabra Cadavres,
(cadáveres); es Tom Turner (de Turn en inglés, volver) quien hace regresar la nave "Albatros",
en Robur el Conquistador, y el matemático de "Sin Pies ni Cabezas", aparece con un nombre
redondo: Alcide Pierdeux (de Pi-er-deux -Pi R 2-, o Pi por Radio al Cuadrado, la fórmula de la
superficie del círculo.
Finalmente, en su obra "El Testamento de un Excéntrico" en la que se sospecha que ha
encriptado un mensaje trascendente, y que tiene que ver con su propia persona, se advierte en
la trama el Juego de la Oca, al cual nos induce a jugar. En dicho juego se conjugan diversos
elementos, y otras tantas interpretaciones esotéricas, conectadas con el simbolismo de la
espiral.
Un espiral, que como signo asociado al caracol, será el distintivo de los Compañeros Constructores
(Masones), caminantes del Camino de Santiago de Compostela (de San Yago, o Saint
Jacques), del Campus de la Stella, (Campo de la Estrella) nuestra galaxia en espiral, la Vía
Láctea, tanto como una variante del laberinto, cuya consigna es conducir al adepto hacia el
Centro, tomando en cuenta los desvíos u obstáculos que se presentan en el camino. A su vez,
esta espiral del Juego de la Oca, está emparentado con otro juego conocido como Rayuela, que
antiguamente tenía ese diseño, donde se iba "saltando" de la Tierra al Cielo (que como en el
caso de la galaxia a la que pertenecemos, el Sistema Solar, y por ende nuestro planeta, la
Tierra, se halla en un brazo externo de la Vía Láctea, y "el cielo" corresponde al centro de la
misma).
Será en la Edad Media, y por influencia de la Iglesia Católica, que reemplazará el diseño de la
espiral por el plano de una Catedral gótica, o sea un diseño que nos recuerda a una Cruz de
Caravaca, que tiene su origen en un signo de identificación Templario. En la Rayuela, se utiliza
una piedra para marcar el lugar a donde uno debe llegar, y en el Juego de la Oca, se utilizaran
dados, que representan la "piedra cúbica" o tallada, la "piedra filosofal", o materia prima -el
hombre- (ver en el capítulo 11: “Ovnis y Yetis en los Techos del Mundo”, pág. 168 comentario
sobre Ibarra Grasso), sin olvidar que en los dados el número evoca a fórmulas Kabalísticas y al
concepto del azar, que anula el acto racional para dar paso a lo providencial. Sin embargo en la
Catedral de Chartres, en Francia, uno de los máximos exponentes del gótico del siglo XIII, cuya
arquitectura está impregnada del simbolismo de los Caballeros de la Orden del Temple, no
olvidará incluir un laberinto diseñado en el piso frente al altar, como representación del camino
iniciático a Santiago, que pueden recorrer los fieles, que no tienen la posibilidad de realizar la
otra travesía, pero pudiendo conseguir los mismos beneficios.
Dichos beneficios, estudiados hoy por la Geobiología, nos remiten a ciertas cargas energéticas
de la geografía sagrada en donde se levante el Templo en cuestión, provocando determinados
estados alterados en la conciencia o espíritu del caminante, que modificarán su visión del
mundo, y de sí mismo.
En el "Testamento de un Excéntrico",- la obra de Verne arriba mencionada-, cuyo protagonista,
un millonario que lleva el significativo nombre de William J. Hipperbone (hiper: más allá, bone:
hueso), es decir aquel que está más allá de la apariencia (el esqueleto, el cuerpo físico) o bien:
“quien está más allá de la muerte”, por lo tanto, un inmortal, es el que gana el Juego de la Oca,
que el mismo ha organizado, decidiendo desposar a una de las concursantes que lleva por
nombre el de Jovita Foley.-(estaríamos tentados en decir que también este apellido nos
recuerda a la mítica “Hiperbórea” patria de los inmortales). -En el texto leemos:
-“Señorita Foley, sepa que tengo cincuenta años.
-No los aparenta Señor Hipperbone, contestó Jovita.
-Tengo cincuenta y usted, veinticinco.
-Veinticinco en efecto.
-Pues bien, señorita Foley; puesto que Usted tiene la mitad de mi edad, ¿Por qué no se
convierte en la mitad de mí mismo?
Y así, Jovita cumplió su sueño de riqueza y nueva vida, casándose con Hiperbone. Esta fue la
última extravagancia del millonario”.


En primer lugar, como ya dijimos, el Juego de la Oca, propone un trabajo sobre sí mismo, donde
el adepto deberá sortear una serie de obstáculos, para con suerte alcanzar el centro, el punto
donde mora la realidad suprema, la conciencia de sí, la chispa divina.
El concepto de la edad, en el relato, y en el nombre de la candidata a ser desposada, Jovita
alude a la idea de la juventud, el rejuvenecimiento. Es la "fuente de la eterna juventud", que
busca el alquimista en el proceso de la unión-matrimonio de los opuestos, realizando la figura
del "Hermafrodita" (de Hermes y Afrodita), también denominado el Ser Andrógino, compuesto de
las dos mitades, sinónimo de renacimiento y resurrección (la nueva vida) que conduce a la idea
de Unidad, la unión de uno con la propia divinidad.
Una resolución que hallará un paralelo literario en "El Golem" de Gustav Meyrink, obra
emblemática de ese otro iniciado que vivió en Praga, ciudad que cobijó a los más famosos
alquimistas de Europa, de los cuales ya hicimos mención.
Gustav Meyrink, autor de varios cuentos y novelas góticas, plagadas de mensajes y
conocimientos esotéricos, siempre persiguió la búsqueda de la lucidez, la cual no le abandonó ni
en el momento de su muerte. Quiso morir con los ojos abiertos, sentado en un sillón, ante una
ventana orientada hacia el Este, por donde ascendía soberbio, el sol.
Como dato significativo, y cerrando el círculo, quizá "el círculo hermético", que mencionaba el
poeta chileno Miguel Serrano, baste decir que quien era además de corresponsal y traductor del
alemán al castellano de su obra "El Golem", no fue otro que el ilustre genio de Jorge Luis
Borges (que fue homenajeado por el afamado semiólogo y escritor italiano Umberto Eco, el cual
dará el nombre de Luis de Burgos, al personaje del monje bibliotecario ciego que custodia los
libros prohibidos por la iglesia, en la laberíntica biblioteca del castillo que integra la trama de su
novela: "El nombre de la rosa").
Respecto de las claves secretas de Julio Verne, Manuel Figueroa, que ha realizado una serie de
artículos e investigaciones sobre el misterio de Rennes-le-Chateau, nos informa en un trabajo
titulado "Mágica puerta de entrada al centro de la Tierra", que: "La montaña Bugarach, antiguo
volcán extinguido, es la mayor elevación de las Montañas del Nido del Cuervo, a pocos
kilómetros de Rennes-le-Chateau.

.
Julio Verne, asiduo visitante de estas tierras, se inspiró en ellas y las utilizó como referencia
obligada, encubierta en alguna de sus obras. Así, en su novela “Viaje al Centro de la Tierra”,
ésta se asemeja en muchos aspectos a los parajes que nos ofrece este recóndito lugar".
"Lo cierto es que la montaña tiene un aura de magia y de misterio, como pude comprobar
personalmente cuando estuve acampando en sus faldas allá por Julio de 1989. Los habitantes
del lugar hablan de ella con cierto temor y respeto, como cuando cuentan la historia de los tres
aviones del Ejército Francés que pasaron rozando el Bugarach y al regresar a la base, situada
cerca de Toulouse, se estrellaron al realizar la maniobra de aterrizaje.
En el pequeño y encantador pueblo de Bugarach, en las inmediaciones de la montaña del
mismo nombre, pasaba sus veranos Daniel Bettex, un antiguo miembro de los Servicios
Especiales Suizos, encargado de la seguridad del Aeropuerto de Ginebra.
Este extraño y muy dinámico personaje, era locuaz, vivaracho, obsequioso, aunque por momentos
solemne y ominoso como cuando me aconsejó no proseguir mis indagaciones sobre la
involucración del Vaticano en los asuntos de Rennes-le-Chateau.
Bettex, curtido en ciencias ocultas, en especial en Kábala y sus ramificaciones (alquimia,
aritmología, búsqueda del Grial, etc.), se entregó durante muchos años, y con el permiso del
Gobierno Francés, a arduas excavaciones en el interior del Bugarach. Sus esfuerzos se vieron
recompensados al hallar tres galerías subterráneas, en una de las cuales (la última) llegó a
descubrir un sutil resplandor luminiscente.
Intrigado por el hallazgo, corrió en busca de una sabia y reconocida clarividente de la región
quien le aseguró que debajo de una de las galerías que había abierto, había una especie de
hangar enorme donde se construían vehículos espaciales. De regreso a Ginebra, cayó víctima
de una misteriosa enfermedad que sólo pudo curar el médico de la familia, que era acupuntor".
Continúa Figueroa: -"cabe preguntarse, si el resplandor que vio Bettex en la galería subterránea,
no fuese análogo a la Luz de Gloria carismática que, según cuenta Homero en la Ilíada, se
desprendía de las armas de Patroclo, así como de otros héroes arcadianos. Este podría ser el
caso, tal como plantea Paul Georges Sansonetti en “Graal et Alchemie” (El Grial y la Alquimia).
Quizá en relación con esto último era que Bettex me hablaba extasiado, sobre el magnetismo
del Bugarach. Concretamente afirmaba (rotunda pero oscuramente) que un río de la antigua
Troya, siguiendo un camino subterráneo, pasaba por debajo de esta mágica montaña.
¿Acaso se refería a una corriente astral y no física, en el sentido nato de la palabra, poniendo de
relieve un cierto vínculo entre ambos lugares?".
Finalizaba Figueroa preguntándose esto último.
¿Acaso se trata de una línea Ley que recorre Europa, y que simbólicamente Verne representó
en su viaje subterráneo entre los volcanes Sneffels Yocul de Islandia y su contrapartida, el
Strómboli, en el Mediterráneo?, nos preguntamos nosotros.
Tal idea es menos descabellada de los que pudiera parecer, puesto que el nombre Bugarach,
proviene de la palabra "búlgaro", término con el que se reconocía a los Bogomiles que,
procedentes de Macedonia, se instalaron en el sur de Francia, divulgando una religión Maniqueísta
afín al Catarismo.
Manuel Figueroa, cuenta además que Bettex, detectó la presencia de unos falsos monjes que
ocultaban armas bajo sus hábitos, que realizaban excavaciones en la zona, quizá intentando
realizar la transmutación alquímica en procura de la "piedra filosofal", que permite la obtención
de un muy particular estilo de oro purísimo. También cuenta que tanto Bettex, así como miembros
de su familia y vecinos, vieron el descenso de un Ovni, con forma de esfera brillante, que
se posó en la base del Bugarach, dejando una huella de unos dos metros de diámetro de pasto
chamuscado.
No faltará la presencia intimidatoria de tres extraños frailes que serán identificados como
hombres de negro; y finalmente la extraña enfermedad que volvió a aquejar a Bettex, llevándolo
a la muerte, generando la sospecha y culpa a los enigmáticos visitantes.
Figueroa comenta además sobre esta región, tan llena de mitos y leyendas, que según algunos
estudiosos, ésta tiene un enorme paralelismo con la descripción de la fabulosa Atlántida de
Platón. Por eso mismo, según la lógica plástica de este argumento, se concluye que esta región
antidiluviana de Rennes-le-Chateau sería, según unos, El Templo de las Estrellas, y según
otros, el Templo del Tiempo.


Éste último por reflejo hermético, escondería un templo subterráneo, cuya apertura nos llevaría
hacia el Reino de Agharta, sede del Rey del Mundo, o incluso, Shambhala, su propio centro o
capital esotérica. Michel Lamy, encontró varias coincidencias arguméntales entre Verne y otros
escritores, que, durante la década de 1880, entraron en contacto con la Orden Hermética de la
Aurora Dorada, que tenía una filial en París. Uno de los miembros de esta sociedad secreta, de
origen Rosacruciano, como ya dijimos, fue el célebre Bram Stroker, que en ese año escribe su
dramático "Drácula", y Verne termina de escribir "El Castillo de los Cárpatos", que "casualmente",
ubica no muy lejos de la mansión del Conde, en el paso de Borgo, en Transilvania.
Recuerda Javier Sierra: "El argumento, más allá del retrato vampírico, está centrado en una de
las grandes obsesiones de Verne y las sociedades secretas con las que estuvo vinculado: "la
Inmortalidad".
Siete años antes de morir, Julio Verne decide borrar todos los rastros pertenecientes a su vida,
quemando sus fabulosos archivos. Más de 4000 criptogramas, logogrifos y anagramas, tras los
que se escondían las técnicas que usó para crear los nombres de los personajes o los mensajes
cifrados que aparecen en sus novelas, así como algunos textos inéditos y libros de cuentos son
reducidos a cenizas. Tras su muerte, la familia guardará un cerrado silencio sobre los documentos
privados del escritor, como obedeciendo a su última voluntad.
En 1995, Juan José Benítez, publicó: "Yo, Julio Verne", dentro de una colección de la Editorial
Planeta, dedicada a la biografía de grandes autores.
Benítez, pondrá de manifiesto, tras dirigirse al Cementerio de la Madeleine, en Amiens, que
Verne ha dejado trazado su último gran criptograma para el avezado escrutador, que pueda
descubrir su enigmático secreto.
Verne encargó al escultor Albert Rozé, los detalles para el epitafio que ocuparía en su tumba,
que si bien, sí se puede leer en la maqueta en yeso, que éste realizara del mausoleo, por alguna
extraña razón olvidó colocarlo en la estructura que se levanta en el cementerio donde descansa
el escritor. Tal vez, esa sea la gran incógnita por resolver, ya que la escultura que representa a
Verne, lo muestra como a un hombre joven, con un cuerpo bien formado, que levanta la lápida
de su tumba, y elevando una mano hacia el cielo, mientras la otra se apoya en la tierra.
Una rosa dentro de una cruz, remata el mausoleo, dándonos una pista. Benítez agrega que en
proximidades del Solsticio de Verano, entre el 21 y el 24 de junio, la sombra de los dedos de la
mano de la escultura de Verne, señala algunas letras de las palabras que dan cuenta sobre el
mármol, la fecha de nacimiento y muerte del escritor, indicando su último misterio. Un misterio
que se agiganta al recordar el epitafio no inscripto que anuncia: "Hacia la inmortalidad y la
eterna juventud".



Este capítulo pertenece al libro de Javier Stagnaro Austerria, los Túneles de Agharta en América.
 El libro se puede adquirir solicitándolo al siguiente correo electrónico: jatostagnaro@gmail.com


viernes, 2 de diciembre de 2016

DÉBORA GOLDSTERN Y SU CRÓNICA SUBTERRÁNEA

 Creadora de un blog único en más de un aspecto, fuente de fascinantes informaciones.  Bibliotecaria, estudiosa hasta la médula del "mundo subterráneo" y civilizaciones  desaparecidas. Sus seguidores son legión y más de uno la considera su Maestra.
  Nos regaló esta entrevista. Atienda el lector!

¿Qué te llevó a crear el blog Crónica Subterránea? A mi modo de ver hubo un largo periodo de tiempo donde no solo el tema de La Cueva de los Tayos sino del "Mundo Súbterráneo" en general, prácticamente no se tocaba, había que recurrir a los libros de antiguos investigadores como La Tierra Hueca de Raymond Bernard entre otros.

 En realidad la creación de Crónica obedece primero a otra cosa, que es que tenía mis artículos dispersos por todos lados. Y después se da la conexión de que empiezo a trabajar en todo lo que es "Tayos" y el mundo subterráneo; pero todas estas historias me fascinaban desde siempre, mucho antes de empezar con "Tayos". Lo que pasa es que no me animaba, siempre decía: lo voy a dejar para más adelante, sentía que era un tema muy profundo.
 El primer libro que me hizo un "clik" absoluto fue Reinos Perdidos y Claves Secretas de Juan Parellada de Cardellac,  porque es ahí donde yo conozco la historia de (Erich Von) Daniken  antes de comprar El oro de los dioses. Y lo que me hace también "ruido" es que hago un trabajo sobre la Sociedad Teosófica, y en un capitulo (Cosmogonía de otros mundos)  relaciono el descubrimiento de (Juan) Moricz  con ciertas cosas que decía (Helena) Blavastky , de como se había enterado para hacer todo su trabajo.
 Un conjunto de cosas que me van encaminando hacia eso. También me fijo que esas historias no eran tomadas en serio, que nadie en Internet profundizaba, ni lo tomaban desde la tradición; fue buscar por qué estos autores estaban diciendo estas cosas.

 Se quedaban en que Daniken, Moricz eran unos charlatanes y no se buceaba...

Sí. Yo tenía una lista de historias que me habían gustado desde siempre, las empecé a poner y me di cuenta que a la gente les gustaba mucho y eso también me animó. Crónica sale un poquito por eso, una cuestión para unificar todos mis artículos, encaminarlos hacia el blog, poner todas estas historias subterráneas, que después fueron derivando en la tercera pata del blog, que son las entrevistas; para que no se haga tan estático. Recuperar a gente que nunca se escuchaba.

Me imagino que el éxito del blog te llevó a buscar, a profundizar más en estos temas.

No se si ha sido un gran éxito, es un blog más de culto, yo lo hice para eso, para la gente que quiere profundizar, no una cosa tan masiva. Me sorprendió que para las entrevistas muchos se quisieran sumar, gente importante.
Debora Goldstern en Puma Punku (Bolivia)

Te ayuda la maravilla de Internet para poder comunicarte con ciertas personas que antes hacerlo era impensable, un sueño.

¡Claro!, los leías en los libros y ahora te podes dar el gusto de escribirles y que estas personas te respondan y encima animarte a hacerles una entrevista.

Algo que me llamó la atención es que ya de entrada te apartaste de la teoría de la Tierra Hueca, que casi siempre está emparentada con el "mundo subterráneo".

Lo tuve que hacer muy rápido. Como buena bibliotecaria, lo primero que hice es ver que hay... porque cuando empiezo a hablar de Tayos, me dicen Tayos= Tierra Hueca. Entonces hice ese trabajo Tierra hueca, madre de todas las conspiraciones. Tomando todos los relatos desde 1823, me di cuenta que estaban basados en cosas que no eran comprobables, que había muchos errores de conceptos, de historias que eran más una locura que algo real; desviaciones con el "tema Nazi".

Eran historias que se iban repitiendo, copiar y pegar como se dice ahora, nadie profundizaba.

Una cosa que me dio una pauta tremenda fue cuando indago sobre el caso (Almirante Richard) Byrd , que todos toman como algo real. Lo que descubro de Byrd es que, el supuesto mensaje que le dan de la Ciudad Arco Iris, viene del libro de (James) Hilton , Horizontes Perdidos. Acá se están repitiendo las palabras de este libro, es una novela.

Y también su connotación nacionalsocialista, hay como una propaganda, ¿no?

Claro. Es muy complejo el tema. Termina la segunda guerra, Alemania dividida, y los que seguían las teorías esotéricas desde ese punto de vista, también se siguen alineando con eso. Soy bibliotecaria y de padre judeocristiano, eso lo tengo bien plantado. Cuando empieza el tufillo Nazi, me paro desde un lugar y no sigo esa linea porque yo creo que es una corrupción a la linea tradicional pura.

Una desviación 

Sí. En mi primer trabajo,  Tercer Reich, cuando los gigantes descendieron de los cielos -que si bien es un trabajo que ahora le haría mejoras,y con el que me hice conocida (lo publica Manuel Carballal en España)-, muestro todo el desvío Nazi que había en esa linea y rescato cosas como que a Madame Blabatsky la quieren ver como la mala de la película, que inspiró todas esas ideas. Yo creo que no, ella ya estaba bien muerta y si bien tenía algunos defectos en sus libros -que yo los relato en otro trabajo sobre la Sociedad Teosófica-, esas ideas vienen de muchos años atrás, antes de que los nazis lleguen al poder; estaban dando vueltas y ellos después las reformaron a su antojo. Por eso hay que estudiar también desde el esoterismo, para entender los desvíos de las propias escuelas, sus silencios en épocas claves. La teoría de la Tierra Hueca es una idea muy interesante, que ¡ojo!, no descarto por completo, pero el material que circula actualmente no le da ningún fundamento. Y aquí hay un desconocimiento del esoterismo. Por ejemplo, el autor David Tansley del libro Mensajeros de la luz, toma la cuestión de la Tierra Hueca desde lo esotérico, y creo que esa es la vía.
Igualmente creo que si hay una persona que puede hacerme cambiar de opinión es Marcelo Martorelli, por todos sus conocimientos, si bien él tiene una linea de la cual yo no estoy totalmente convencida. Marcelo cree que hay una parte más interna de este mundo subterráneo que tendría que ver con la Tierra Hueca, donde estaría lo más avanzado a nivel iluminación. Él llevó sus idea hasta el punto de querer hacer una expedición, y eso es muy importante; algo local que no es muy mirado. Luego pasó que su mentor, el norteamericano Steve Currey se muere de una forma atroz, le detectan seis tumores en el cerebro en el momento en que iban a emprender la expedición. ¿Hay conspiranoia ahí? Es para quedarse pensando

¿El camino esotérico no se puede evitar en el "tema subterráneo"?

No se puede. Para mi están unidos. Si descifrás el tema esotérico, descifrás el subterráneo. Ojo, eso no quiere decir que te convenza, que yo diga que la caverna es sinónimo del corazón y un montón de cosas más. Pasa como con los ovnis, que tiene que ser algo material y físico. Aunque yo creo que existe "algo" activo, pero ese es otro tema y no se si pueda comprobarlo algún día.

¿El tema subterráneo tiene también que ver, cuando lo emparentás con el esoterismo, con una iniciación?

Creo que no llama a cualquiera, no es un llamado para todos; de conocimiento sí, por supuesto, pero cuando lo querés profundizar, tenés que tener en cuenta que te va a exigir mucho; quizás termines tu vida y no sepas realmente muchas cosas que te quedarán en el camino por ahondar.

Quiero preguntarte sobre tu pasión sobre las civilizaciones desaparecidas, que de alguna forma están relacionadas con el mundo subterráneo: La Atlántida, Lemuria...

Eso sí viene de más atrás, de la experiencia ufológica que tuve cuando era muy chica, cuando vivía en el barrio de La Boca, con mi mamá, a los 6 o 7 años. Una noche, caminando digo: ¡mamá, nos sigue la luna!. Vi una nave plateada sobre la escuela en la que hacía el jardín de infantes. A raíz de eso es que yo después empiezo a interesarme en la luna. El primer libro que me compré fue uno de (Julio) Verne, o sea, mi primer amor fue anterior al mundo subterráneo, pero todo está vinculado. Esa experiencia fue como un disparador.

Igual, veo que más allá de esa experiencia, con el tema Ovni sos bastante escéptica.

Tengo mis recaudos. Quiero pensar que el Ovni fue como un disparador de cosas. Siempre creí que era algo de acá, de la Tierra.

 No te volviste ufóloga

No, me disparó otras cosas, ese no era el camino para mi.

¿ Se puede encontrar algún tipo de relación entre el Ovni y el mundo subterráneo?

En mi caso sería muy egocéntrica si lo digo. Todo esto me vino de muy chica pero pasó un periodo muy largo y luego se instaló lo de las civilizaciones desaparecidas, como diciendo ¡bueno, primero disparamos esto!, me corresponde ahondar en esa parte, para entender después, que quizás sea parte de algo mayor. De este tema no hablo mucho porque han pasado otras cosas que prefiero dejarlas, que quizás lo exteriorice en un libro que espero empezar a escribir. Algo más profundo sobre el mundo subterráneo, que es la tradición primordial.

¿Más ligado al esoterismo?

Sí. hablando de cosas que todavía no he hablado, que quizás puedan hacer entender mejor mi posición.

¿Experiencias personales?

Sí, pero prefiero esperar y dejar que las cosas se vayan acomodando.
 El fenómeno Ovni trastorna mucho y si me preguntás, yo no se de donde viene. Como con "Tayos" bajé a la tierra, me di cuenta que había muchos misterios que todavía no entendemos de este planeta, como para ponerme a pensar en lo que viene de afuera.

¿Y la teoría de los Antiguos Astronautas?

Al principio la adoraba... Charroux, Daniken,Kolosimo, todos fueron muy importantes, pero después empiezo a ver que que había como una tendencia para no tratar de resolver las cosas que se tenían que resolver. Eso no quiere decir que no haya venido "algo" desde arriba; no puedo ser tan ciega para decir que no; es más, pienso en la Luna, que me intrigó toda la vida; hay algo que sucede allí que no es normal.

Los esoterístas, como por ejemplo Madame Blavatsky entre otros, y no solo ellos, pienso también en Juan Moricz, pienso en El Secreto de los Andes de Brother Philips, también en (Antonio) Portugal Alvizuri, todos hablan que el origen del mundo subterráneo viene de "arriba".

Hay historias que nos hablan de que los túneles subterráneos ya estaban cuando civilizaciones que no conocimos colapsaron. Una versión que no descarto, es la de Maldek, un planeta que existió donde hoy está el cinturón de asteroides, y su destrucción provocó un montón de cosas. Es una linea que vengo siguiendo hace mucho. (Juan) Moricz decía que los refugiados de Maldek estarían acá. Es una historia que al principio me sonaba muy loca, pero después con los años, ahondando un poquito, ya no me suena descabellada. Por ejemplo (Nicolas) Roerich, recordaba reencarnaciones en Maldek.

¿ Dejás entonces la puerta abierta para la teoría de los Antiguos Astronautas, por lo menos en ese sentido?

Sí, con el Tema Maldek y con lo que pienso de la luna. Esto puede haber pasado hace millones de años, pero el fenómeno de los Ovnis posteriores, para mi es algo que ya no viene de "arriba". ¿Vinieron, se instalaron, no se fueron más?, puede ser.
  Ahora bien, tengo una entrevista al holandés Jan Peter de Jong, que sigue los trabajos de (Alfredo) Gamarra, quien propone toda una historia muy interesante de como habían sido producidas esas ruinas que todavía subsisten en Cuzco, Perú. Él hablaba de tres estadios acá en la Tierra, toda una cuestión lineal en la Tierra misma que debido a la gravedad fue cambiando, etc.... No dice cosas como que vinieron de "arriba". Es otra idea. Pero si yo te hablo de uno de mis maestros Anselm Pi Rambla, él no descarta que "eso" sí haya venido de "arriba"; de dónde, no se.
 Me intriga nuestro sistema solar, por qué está tan desolado; hay algo raro. Vuelvo a lo esotérico, Blavatsky decía que todo este sistema solar estaba tomado por algo, alguna fuerza. Es todo muy raro, empezando por la luna, un satélite demasiado grande para lo que es nuestro propio planeta.

 Pero nuestra América no está hecha solo de Antiguos Astronautas...

No. También deje de ser ingenua con una América que me daba todas las respuestas. Por ejemplo con el tema de los gigantes de Ecuador; los análisis que se han hecho han dado que son todos mastodontes; esa es la realidad, y el problema es también que la arqueología tradicional con eso no quiere saber absolutamente nada y esos huesos terminan en cualquier lado. Como nunca encontramos restos in situ, un par de huesos por acá, otros por allá, eso nunca nos ayuda. Por suerte me salvé de haber estudiado arqueología, hubiera sufrido mucho. Pasa lo mismo como con Las piedras de la Maná o la Fuente Magna, esa escritura cuneiforme. ¡Qué hace ahí en Bolivia!. ¿Dónde está la civilización que dio pie a todo eso?, ¿vino de otro lado, es algo de acá propio, pasó en el momento y después quedó?. No se puede hipotetizar mucho por dos o tres cosas aisladas.

Pasa como con la construcción de ciertos monumentos, las herramientas no aparecen

Ahí está el lío. ¿Cómo, quienes son? ¿Vinieron las naves, hicieron todo eso y se fueron?...

Nombraste como uno de tus maestros a Anselm Pi Rambla, habláme un poco de él.


Anselm Pi Rambla
Investigando sobre Andreas Faber Kaiser y sus trabajos literarios, doy con Anselm y su grupo, que estaban investigando cosas raras sin tanto conocimiento mediático. Pasan los años y en el 2007 él hace una irrupción en la web otra vez, y yo le escribo para hacerle una entrevista; al principio no quería pero al final accede, y así nace esa nota que tuvo mucha trascendencia en su momento porque por primera vez en muchas años, alguien salía hablar sobre los túneles subterráneos de los Andes. Anselm tenía las dos cosas: la parte esotérica -que después con el tiempo fui entendiendo- y la parte de que había "metido mano", se había arremangado el pantalón. Un personaje extraordinario.
  Yo me sentía sola, no podía compartir con nadie lo que iba sintiendo, y encuentro a este catalán que me "vuela la cabeza" con toda esa linea guenoniana olvidada, que me ponía el cuadro esotérico subterráneo, como él imaginaba que es en su búsqueda. La verdad que fue para mi un momento muy importante, haya funcionado o no.
 Él piensa que el secreto mayor pasa por Perú. Me decía que en Tayos (el secreto) lo puede rozar, pero que no es "el fuerte". Ahora bien, cuando yo le hice conocer mi linea de trabajo, me reconoció que en Tayos algo sucede, mas allá que no esté convencido del camino que seguía Moricz. Cuando lo escuchás hablar, con todo su conocimiento, decis: ¡tengo que volver a la escuela!

Hace poco hablaste que había algo subterráneo en Nazca, ¿podés desarrollar el tema?

Eso lo conozco por Amselm. Nazca sería como el centro de todos esos secretos. El Candelabro de Paracas es una pista esotérica importante, tiene que ver con la civilización Hiperbórea, la primaria,  que dio origen a la cuestión subterránea. Daniken en su libro La Historia Miente cierra con Nazca, donde habla de alteraciones electromagnéticas importantes. ¡Nazca todavía no habló!.

Cuando se habla de las futuras revelaciones, uno escucha o lee: ¡Estos son los tiempos! ¿Es tan así?

Yo tenía mucha esperanza que el tema subterráneo era la clave para que esto se desandara, esas anomalías que iba detectando a lo largo de mi trabajo. Parecía una cuestión mayor para atar todas las piezas que no entendía, las civilizaciones desaparecidas, los Ufos, etc., pero entiendo que tiene sus propias reglas y hay que hacer un estudio profundo a nivel esotérico con respecto a lo subterráneo. Creo que el último sabio en la materia fue René Guénon, que dejó pistas muy importantes.
 Hubo algo que empezó en el siglo xix, cuando salieron ciertas informaciones, hasta que sucedió la segunda guerra mundial, donde eso se trastoca, se corta. Después vuelve en los '60.
 Con la asunción de (Donald) Trump, me da la sensación que ahora son tiempos oscuros, pero no pierdo las esperanzas, quizás llegue a ver el "tiempo esperado"

Después de años de investigación y escribir un libro sobre el tema, ¿a qué conclusión llegaste
sobre "Tayos"? 

No tuve todas las respuestas que yo quería para llegar a una conclusión definitiva. Creo que algo pasó, que Moricz se topó con algo, pero no están las evidencias suficientes para saber con qué.

¿Vale la pena seguir investigando sobre los Tayos?

Sí, pero si lo vuelvo a hacer, lo haría con otra mirada, más tranquila que cuando empecé. Es un tema para el cual hay que saber mucho de esoterismo. Es un tema que si te entra al corazón te pide algo más. También tiene sus reglas propias, si Tayos quiere invitarte a su mundo lo va a hacer, nadie lo va a poder impedir, en todo caso los obstáculos se los pone uno. Hay que tomarlo con sabiduría, sacar un aprendizaje. Pienso que Moricz fue un hombre extraordinario a pesar de todos sus lados B, como pongo en mi libro, como también lo fue (Julio Goyén) Aguado.

                                                               Débora Goldstern
                                                                Infinita gracias!





Con Débora Goldstern

miércoles, 16 de noviembre de 2016

INVESTIGACIÓN EN EL CERRO URITORCO 2010 REVISITADA

Recordamos una investigación hecha en el año 2010, agregando imágenes y videos recuperados de nuestro archivo:

Siguiendo los estudios del experimentado investigador Gustavo Fernández, quien fue el primero hasta donde yo sé, en dar a conocer el hallazgo en el cerro Uritorco de lo que parece ser una "cabeza de un Cóndor" esculpida en la roca, logramos acceder a esta curiosa “anomalía”, fotografiarla y filmarla. Se encuentra camino a la cima del cerro, pasando lo que se llama “La quebrada del viento”.
Según Gustavo Fernández, la punta del pico de dicha cabeza, apuntaría en línea recta hacia abajo, a lo que pareciera ser  la entrada a una cueva, en la profundidad de una Quebrada, con una roca también muy curiosa en su forma. Dicha roca parece tener la misma medida y forma que la grieta o entrada a la cueva, como si calzara justo en ella a modo de puerta. Lamentablemente no pudimos en esta oportunidad descender al fondo de la Quebrada (quedará para una próxima investigación) pero también logramos fotografiarlas. Creemos que estas curiosidades en el célebre cerro merecen una investigación más profunda. Los invitamos a ella.











viernes, 4 de noviembre de 2016

ONCE VIAJES A UN EXTRAÑO PLANETA (CASO ANTONIO FERREIRA) POR IRENE GRANCHI (ONIFE-CEP, BRASIL)

Otra de las cosas que nos apasiona es indagar en materiales de archivo, en antiguas revistas, diarios, antiguos libros, etc. A continuación un artículo publicado en la revista Cuarta Dimensión (dirigida por Fabio Zerpa) Número 152 (1987):

EL ESPECTACULAR CASO DEL BRASILERO ANTONIO ALVES FERREIRA QUE HABRIA "VISITADO" ONCE VECES UN PLANETA DESCONOCIDO. DESPUÉS DE ESTE HECHO HABRIA ADQUIRIDO PODERES MENTALES SIMILARES A LOS DEL MINERO THOMAS GREEN MORTON Y URI GELLER. SE TRATA POR CIERTO DE UNO DE LOS EVENTOS MAS SINGULARES DE EXPERIENCIAS FISICAS CON EXTRATERRESTRES. UNA NOTA POLEMICA Y APASIONANTE EN EXCLUSIVA DESDE BRASIL PARA NUESTROS LECTORES.

Consideradas separadamente, las distintas facetas de este caso impresionan. Uniéndolas presentan . algo nuevo en la Ufología.
  Antonio Alves Ferreira, natural de San Luis (MA), que actualmente tiene 19 años, en 1975 dice haber tenido el primer contacto inmediato del 3er. grado, cuando vio aparecer un gran UFO próximo a su casa; y después, su primer encuentro con Riaus y Telione, quienes más tarde serían sus amigos.  El Dr. José de Freitas Dutra, en agosto del año pasado, me preocupó, trayéndome una cinta grabada de un diálogo entre Antonio y un supuesto extraterrestre. Me dio algunas informaciones sobre el muchacho, cuya familia es pobre pero honesta, y él como promotor público del lugar ya conocía hace varios años. Freitas Dutra quería una opinión, porque él mismo, aún no dudando de la integridad de Antonio, quería tener otras opiniones de la voz ahí grabada, que realmente era algo muy extraño, hablando un idioma muy distinto a cualquiera por nosotros conocidos. La impresión dada por un médico, el Dr. Ernesto Bono, después de oír el diálogo (en el cual Antonio, durante un trecho, responde en el mismo idioma de ellos), fue:... "me impresionó sobremanera la proyección de la voz, que parece no salir de la laringe, sino de la glotis... lo que también me impresionó fue la modulación de la voz: casi invariable. Me recordó a un autómata".
 Pero cuando conocí personalmente a Antonio (el pasado septiembre) él aseguró que sus amigos no eran robots, sino criaturas físicas, así como en nuestra dimensión física, los UFO(s) pararon sobre su casa, dejando marcas en la pared. Según Antonio, también fueron físicos los viajes que afirma haber hecho al planeta de ellos, cuyo nombre no nos fue revelado. Una serie de fenómenos, incluyendo luces emitidas por focos, la destrucción de un cajueiro (planta de acaju) por un OVNI, efectos fisiológicos (ojos irritados por la intensidad de la luz) y marcas en el piso y en la pared de su casa precedieron su primer viaje.

LA FAMILIA PIDE AYUDA A LA FUERZA AEREA

Todo comenzó el 4 de enero de 1975. Fueron tantos y tan aterradores los fenómenos ocurridos, que la familia pidió ayuda a la Fuerza Aérea. El día en que el OVNI golpeó en la pared de la casa, quemando sillas a su paso, ellos dormían afuera. Mas, al día siguiente, Antonio cuenta que estaba sacándose una espina de su pie, en la quinta de su casa, cuando reapareció la luz y una nave, del tamaño de un automóvil Volkswagen. De un espacio abierto fue emitida una luz blanca, haciendo guiños, y tenía el efecto de aumentar la temperatura de su cuerpo. En su rústico lenguaje, él contaba: "Mis ojos parecían salirse hacia afuera". Apareció una escalerilla y descendió una criatura y después otra. Antonio quería moverse, pero no podía. Hasta que fue llevado hacia el interior del disco, sin saber cómo, y una puerta se cerró detrás de él, y sentía estar subiendo por un elevador. Estaba asustado por la apariencia de sus captores, que usaban máscaras.

FUERON ONCE VISITAS AL PLANETA DESCONOCIDO

Llegaron a un lugar desconocido y salieron de la nave. Allá había una multitud esperando. Entraron en una casa con la forma, de una media esfera, una bola blanca, y en el centro de una sala estaba sentado otro ser. Este inició una conversación dirigida a Antonio, que no entendía nada, y ésto parecía estar molestando a su interlocutor. Mas de repente, (y él no sabe explicarlo) Antonio comenzó a entender y a responder las preguntas que le hacían. Entre otras: Cuál es la función del pueblo de la Tierra?, Cuál es el nombre de los carros (automóvil) y su velocidad?. Preguntaron si el avión funciona a gasolina, y qué tipo de alimentación tenemos. Convengamos. que son preguntas muy primitivas, elementales, que en nada concuerdan con seres que demuestran una tecnología tan superior a la nuestral. Tal tecnología y conocimiento, en cierto modo demostrados por la subsiguiente acción del "líder" (más tarde Antonio supo que éste se llamaba Cróris) quien sacó de repente la mano que tenía atrás en la espalda, y con el puño cerrado golpeó el pecho del muchacho. De ahí en adelante, cada vez que él está por tener, un contacto de una forma o de otra, en el mismo lugar del pecho le aparece una mancha roja.
 En ese primer viaje estuvo ausente de su casa, desde las 9 hs. de la mañana hasta casi el medio día, y ninguno de la familia notó su ausencia. Durante tres días no comió nada, había perdido el apetito. Después, comenzó a dibujar (él nunca había dibujado).
 Antonio preparaba varios diseños, todos muy bien detallados, algunos en colores, mostrando los tripulantes, sus naves vistas por fuera y por dentro, y minuciosas ilustraciones de sus laboratorios y mapas estelares. Había dos de estos diseños que no fueron hechos por él, —explicó— sino por sus amigos extraterrestres, aunque usando su material, su papel y sus lapiceras, azul y roja, quedando para él el trabajo de puntear las hojas, con puntos negros, dirigido por ellos, para indicar tal vez, estrellas.
  Indagué sobre el aspecto físico de sus amigos. Dijo: -son morenos, nariz grande, labios finos,(nunca notó si tenían o no dientes), orejas finas, punteagudas; ojos profundos, de corte oriental; cejas gruesas, cabeza saliente, cabellos negros y abundantes; la cabeza generalmente cubierta por un casquete, de color azul metálico. Su uniforme, en un tono verde bandera (verde obscuro), una doble faja cruzando el pecho, cinturón ancho, blanco, con luz —o linterna— roja, guiñando en el centro. Todos los seres parecen ser del mismo orígen, aunque no son idénticos; todos visten los mismos uniformes. Las mujeres no usan la faja, parecen tener senos y cabellos más largos y no tienen casquete. Este casco, usado con una máscara, les sirve para entender nuestro idioma y para poder soportar nuestra atmósfera, más caliente que la de ellos.
 En los numerosos viajes que Antonio dice haber hecho —once entre todos— visitando su planeta, sus amigos nunca le revelaron su situación exacta, y mucho menos su nombre, diciéndo sólo que ellos habitan "entre planetas". Esto podría sugerir que ellos viven como en una plataforma espacial o (y aquí la historia se complicaría) la minuciosa descripción que Antonio nos hace del domicilio de Cróris, el jefe, y de los otros, sería la de lugar nunca visitado dentro de nuestro estado físico. ¿Podría Antonio, a pesar de su afirmación en lo contrario, y sin haber tenido conciencia de esto, haber sido llevado, en estado inconsciente, a participar de un mundo holográfico, como si fuese una tela cinematográfica en tres dimensiones, a vivir su aventura allá dentro, y pensar con toda honestidad, que todavía participaba de nuestra realidad?.
  Aunque este estudio nos satisfaga, en parte, las dudas que surgen dentro del caso, ¿cómo explicarlas?. Su rápido aprendizaje de una lengua extraña, cuyo nombre tampoco le fue revelado, hablarla y escribirla?.
  En su primer viaje, ocurrido en 1975, Antonio fue llevado ante la presencia de Cróris, el cual, en medio de una multitud de seres iguales a él, comenzó a hablarle en su idioma. Notando que él nada entendía, y no respondía, el jefe se mostró irritado y, de repente, Antonio comenzó a hablar la misma lengua extraña, asombrado, sin saber como ni por qué; y, al mismo tiempo, entender todo. Cómo pasó ésto?. Nuestras más modernas computadoras, todavía no logran traducir con perfeccción los idiomas humanos. El aprendizaje normal de una lengua terrena, requiere un estudio prolongado, (a pesar de las propagandas comerciales que prometen plazos reducidos), y nuestro Antonio, cuyo portugués es bien regional, consiguió de repente expresarse en una lengua totalmente diferente de la nuestra. ¿Habrá, posiblemente, una matríz, colocada en la región frontal del cerebro, que, estimulada, daría esta capacidad de inmediato?. Son conjeturas, mas no podemos descartarlas, mientras no encontremos la verdadera razón de este fenómeno. Así como Antonio aprendió a hablar ese idioma, también aprendió a escribirlo. Esto tuvo un proceso distinto. Un día, cuando él estába pasando un deber a otro cuaderno, de repente notó que no estaba escribiendo en portugués, en cambio estaba usando caracteres ¡totalmente ajenos!. Este lenguaje escrito, que él emplea corrientemente, da lugar a otras dudas y preguntas, tales como: ¿cuál es su origen? ¿A cuál se parece entre nuestras lenguas conocidas?. Dos signos nos recuerdan caracteres orientales. En tal caso, ¿por qué las palabras se escriben horizontalmente y no verticalmente?. ¿Y por qué cada letra de ellos corresponde a una nuestra, y del alfabeto portugués, y no del inglés, ni del alemán, que contienen más letras? Intentando una explicación, ¿podríamos decir que ellos redujeron su alfabeto para ponerlo al alcance del entendimiento de Antonio?.

CALLES REVESTIDAS DE ALFOMBRAS GIRATORIAS

Todavía permanece la incógnita de la procedencia de los amigos de Antonio, el nombre de su idioma; él describe, en diseños y con palabras, una ciudad de ellos, su atmósfera, y sus instrumentos. Cróris lidera una ciudad constituida de edificios erguidos a base de paralelepípedos, alternados con otras habitaciones, en forma redondeada. Sus calles están revestidas por tapetes rodantes. En aquel extraño planeta no se ve el sol: el cielo está siempre nublado, y un poco obscuro, como entre nosotros al atardecer; el clíma es fresco. Todos los habitantes se parecen y sus niños también (además, los niños son del tamaño de la coca-cola, como dice Antonio; como una botella de las grandes, "de tamaño familiar) .
 En cuanto a la reproducción, sus aclaraciones parecen confusas: por un lado él afirma que la reproducción es por incubación; por otro; que los casamientos duran apenas tres meses. Allá no existe el dinero y su alimentación es en base a vegetales (vegetarianos). Entre ellos sólo existe una especie de animal, el "atitolilai". Por eso le pidieron, para sus experiencias, algunos ejemplares de animales nuestros, que Antonio les dio (un gato, un perro y un papagayo). Estos no fueron devueltos, pues, según dijeron, nunca más se adaptarían al clima de la tierra.
 No sólo Antonio dio presentes, también los recibió. En una ocasión (dice Antonio), descendió un rayo de luz, de un largo de unos 60 centímetros, hasta su brazo, y en su extremidad había una estatuilla de unos 40 cms, metálica, representando a uno de ellos y teniendo una inscripción en portugués en el pedestal, y que él no recuerda lo que decía, sólo la palabra "recordación".
 Su familia creó un clima muy agitado en torno al aparecimiento de esta estatuilla, debido a las supersticiones del lugar, y a la acusación de los vecinos de que todo aquello era obra del demonio. El resolvió devolver el objeto, causa de la disidencia. Recibió otros presentes: dos medallas pequeñas con la esfinge de ellos, sin máscara, y dos más grandes, también con la esfinge, pero con máscara. El presente más peligroso fue una pistola capaz de destruir una plánta de mango de su quinta, con un tiro de esa arma, por la cual salía una humareda que causó su total destrucción (desintegrándose). Todo fue devuelto, y ahora Antonio no tiene nada para mostrar. Mas las visitas y contactos continúan (durante el último año, cada dos días) según afirma.
  En estos supuestos viajes, él observó cuidadosamente las naves, y muestra, por ejemplo, un diseño del corte lateral del disco, con dos pisos, una especie de elevador, y sillas de un material parecido al aluminio, todo esto ilustrando un MODUS VIVENDI parecido al nuestro. Pero comparable sellamente a los más sofisticados centros de investigaciones, o complejos electrónicos industriales, no a los nuestros de todos los días. Antonio afirma no haber visto nunca una cama por allá, lo que es extraño. No dibujó poltronas cómodas, como las descriptas en los relatos de Bianca y Herminio Reis. No vio el lado íntimo de sus conocimientos, ni la vida diaria de los amigos. Sólo un desfile de conocimientos y demostraciones técnicas, con aparatos parecidos a los nuestros, como analizadores de datos, digitales, por ejemplo, o aparejos, o aparatos de televisión.

LA FABRICACION DE UN SOSIA PERFECTO

Tales demostraciones llegaron a su apogeo en la práctica de una duplicación. Durante uno de sus viajes, fue informado que tendría que quedarse más tiempo (una ausencia de 36 horas), pero él no quería que su familia notase su falta. Por lo tanto, fabricaron un ser que era la copia exacta de Antonio. Para tal fin lo colocaron debajo de una cúpula de vidrio (Antonio la llama garrafa) munida de varios hilos, ligados, uno sobre la cabeza, otro al pecho, otro a la columna vertebral, y otro al brazo. Cada hilo era conectado a uno de los aparatos, de los cuales unos chispeaban, otros rodaban y otros emitían luz y humo. Debajo de otra cúpula fue puesto uño de ellos, con el mismo procedimiento. Pasado algún tiempo, Antonio giró la cabeza, la experiencia había terminado y no fue dolorosa, y vio a su "otro yo" —idéntico— todavía debajo de la otra cúpula. Este salió, y pronto, en una tela, es visto este sosia sentado en la mesa de la casa de Antonio: momentos después, inclinaba la cabeza y dormía. El padre de Antonio fue entonces a despertar a su hijo, y todavía no había notado ninguna diferencia. Como no despertaba, quiso alzarlo para llevarlo a la cama y dejarlo dormir, pero para su gran sorpresa, el niño se había hecho tan pesado que sintió que era imposible cargarlo solo, teniendo que pedir ayuda. La madre notó entonces que no podía ser su hijo, pues no tenía la cicatríz en la planta del pie. La duplicación, evidentemente, ¡no había sido tan bien hecha!
 (Ahora me pregunto si no habrán mejorado sus métodos, y de vez en cuando no habrá algún Antonio postizo por ahí, o algún otro humano duplicado).
  No sé si el lector va a recordar, como yo recuerdo, la leyenda de San Cristóbal, cuya tarea era la de cargar a las personas de un lado a otro de un rio. El era un hombre grande, y fuerte, mas un día, un pequeño le pidió que lo cruzara. El lo levantó, al principio con gran facilidad, mas enseguida el niño comenzó a hacerse pesado, y tanto se puso que San Cristóbal, (que todavía no era santo) con esfuerzo llegó al otro lado del río. ¡Había llevado a Cristo!
 Se habla mucho de duplicaciones dentro de nuestra ciencia actual, mas puedo asegurar
que cuando Antonio me contó esta parte de su historia por primera vez no había oído hablar nunca de esta técnica. Después tuve conocimiento de casos en los cuales un hombre presenció tal duplicación, viéndose a sí mismo caminando en su medio ambiente, no siendo reconocido ni por la misma esposa. Mientras pasaba ésto el original humano ¡permanecía en el plato volador!. Muchos podrán pensar que simplemente esta persona estaba fuera de su cuerpo, observándolo a partir de otra dimensión. Tal vez, mas ¿cómo comprobar el hecho, en el caso de Antonio, del "otro" estar pesando cinco veces su peso, y no poseer la cicatriz existente en él?.
 Un día, después de ingerir una pequeña píldora blanca, a hacerlo casi forzado por ellos. Antonio comenzó a demostrar poderes inusitados. Para su sorpresa, al día siguiente, al tocar una tijera de acero, ésta se quebró. Lo mismo ocurrió con los cubiertos de su casa, hasta que los médicos de San Luis, entre ellos estaba el Dr. Remy, estuvieron observándolo, llevando consigo las pruebas de su poder energético sobre los metales.
 Durante algún tiempo, llegó hasta conseguir curaciones, mas este poder nunca fue aplicado para mejórar su propia situación de niño impedido, necesitando muletas para caminar. Tiene una pierna inutilizada, por una poliomelitis sufrida a los dos años de edad. Parece que los extraterrestres ligados a Antonio prefieren mantenerlo como está, y él no les pide para obtener la curación. Sus poderes son aleatorios: Antonio nunca consiguió usarlos cuando quería.
 Fue entonces muy agradable para mí cuando esos poderes se revelaron nuevamente durante su permanencia en Rio, aquí en mi residencia, de varias formas. Si bien nunca es posible presenciar el momento exacto en el cual un determinado objeto metálico se deshace o se quiebra, generalmente están presentes uno o más testigos cuando el hecho ocurre. Por ejemplo, a la hora del desayuno, estabamos sentados alrededor de una mesa redonda de más o menos 1,15 mts, con Antonio a mi derecha, y un lugar puesto a mi izquierda, por lo tanto directamente en frente al muchacho y distante de él todo el ancho de la mesa. Una cuchara de café se enroscó dos veces, después él dijo: —"Estoy sintiendo calor... me siento afiebrado... mire la cucharal..."—. El no se había aproximado a la mesa antes de sentarse a ella y, consecuentemente, no podía haber tocado nada.
 Más impresionante fue otro hecho ocurrido la última mañana de su estadía en Rio, en la víspera, él hizo una demostración de esta fuerza energética. cuando aquí estaban tres comandantes de la Marina, de visita, y entre ellos el hijo del general Moacyr Uchóa. Yo había dejado una cuchara, todavía intacta, sobre el televisor, cuando Antonio y el Dr. Dutra, que lo acompañaba, se despidieron. Antonio fue a hospedarse en casa de una amiga nuestra, doña Catarina, a varios kilómetros de aquí. A la mañana siguiente bien temprano, la cuchara todavía estaba intacta, y yo pensé guardarla, pero no lo hice. A las 10,30, mi empleada me llama, afligida: —"Mire lo que está pasando"—. La cuchara estaba en el mismo lugar, pero con el cabo totalmente retorcido hacia atrás, dándole un aspecto del perfil de un cisne. Otra sorpresa: los cinco alambres de protección del ventilador, estaban retorcidos desde una vez que Antonio estuvo en la sala, pero ahora ¡dos tercios de las paletas retorcidas! ¿Mas cómo podía ser si él estaba tan lejos?. Yo tenía que devolverle ese día unos diseños suyos, y cuando lo encontré le pregunté: ¿qué estabas haciendo a las 10,30 hs. hoy?. El me miró con malicia, y respondió: —"La cuchara ... o el ventilador".
¿Qué prueba mayor de la potencia de las fuerzas energéticas que, por el canal de una mente humana, consiguen accionar sobre metales a tales distancias?. ¿Y cuál es la causa?. La conección entre los encuentros repetidos de Antonio con sus amigos Riaus, Telione y Cróris y los multiples talentos que desarrollaron en este muchacho mumilde, en forma de conocimientos de lenguaje escrito y hablado, en el perfeccionamiento en los diseños y poderes, que muy pocos, como Uri Geller, Matthew Manning, o el minero Thomas Green Morton poseen, indican el camino a seguir por los estudios; el de investigar el orígen, los efectos y la finalidad de éstos eventos.


NOTA:
Antonio Alves Ferreira, junto al Dr. Dutra, participó del l Encuentro Ufológico de Contactos del 30 Grado de la Empresa de Estudios y Divulgaciones en Bello Horizonte, en el pasado septiembre. Después, en noviembre, en el 1°  Simposio Ufológico de Bahía, organizado por el Centro de Estudios Exobiológicos Ashtar Sheran. En ambas ocasiones el auditorio quedó profundamente interesado, haciendo inumerables preguntas, que recibieron inmediata y convincente respuesta. Actualmente Antonio está en Salvador, haciendo un tratamiento de fisioterapia, otorgado gratuitamente por el jefe de la Clínica de Fisioterapia local, por el entusiasmo que el muchacho provocó en ocasión de su presentación en público.